HÓOWIN clear polka dot trench coat

Inicio  /  Abrigos  /  HÓOWIN clear polka dot trench coat
HÓOWIN clear polka dot trench coat
HÓOWIN clear polka dot trench coat
HÓOWIN clear polka dot trench coat

HÓOWIN clear polka dot trench coat


Stock: 1
$250.000 CLP


Marca: Guido Vera
Categoría: Abrigos, Unisex, Pre VOL III

Introducimos esta nueva pieza GV pre VOL III En Tránsito, fuera de género, con polka dots y transparencia, esta potente pieza está inspirada en Hóowin. 

Se cuenta que, de acuerdo a la mitología de los pueblos Selk’nam y Haush, en el inicio de los tiempos solo existían la tierra yerma y el firmamento desnudo, desprovisto de sol y estrellas.

​​Un día, Kenós descendió desde el Pemáukel -cielo del este- y caminó por las áridas llanuras para así dar forma a los relieves del mundo. La entidad omnipotente creó a los primeros hombres a partir de terrones que plantó en el suelo. Cuando por fin florecieron, les enseñó acerca de la vida en sociedad y las costumbres que por su mandato debían seguir.

Los humanos creados, que en la actualidad corresponden a los antepasados míticos de los Selk’nam o “Hoowin”, gozaban de vida plena, donde las carencias jamás tuvieron lugar, donde podían regodearse con abundante comida y donde la muerte ni siquiera podía ser concebida. De acuerdo a la tradición, los Hoowin se habrían convertido con el tiempo en animales, estrellas e incluso accidentes geográficos, que iban desde las majestuosas montañas a los imponentes acantilados.

Los Selk’nam clasificaron a aquellos considerados “elegidos” según los cuatro tipos diferentes de cielos -sho’on- que dividían su mundo y al mismo tiempo, con determinados territorios -haruwen- en los que se asentaba su parentela.

Los antepasados Hoowin más recordados por los Selk’nam eran: Chénuke, poderoso chamán que resucitaba a los hombres luego del sueño de la muerte; Kwanyip, otro chamán muy poderoso que distribuyó el día y la noche, mató al gigante Cháskels y trajo consigo la muerte al mundo; Taiyin, quien con su honda separó Tierra del Fuego del continente; K’aux, antepasado mítico que distribuyó la tierra entre los hombres; y Kokpónek, quien creó el canto chamánico.

Visto Recientemente

Por favor confía en nosotros, nunca te enviaremos spam